11.1.07

House, el doctor sobrado


Parece que últimamente las series televisivas provenientes de EEUU están mejorando la calidad de sus guiones a marchas forzadas, ya que han visto que el público no se conforma con las típicas escenas de acción o los culebrones sentimentales (aunque sigan teniendo sus seguidores y sirvan para pasar el rato).


Lo cierto es que los productores se han dado cuenta de que hay un sector de la audiencia ávido de consumir series con cierta carga intelectual, donde se maneja algún que otro término técnico, donde el vocabulario es más elevado en alguna ocasión, y donde hay "pistas intelectuales" que empujan a los fans a hacer suposiciones sobre las líneas argumentales (como ocurre con los dilemas irresolubles de la serie Perdidos, Lost).


Entre todas estas series destaca últimamente House, emitida en España por las cadenas Fox y Cuatro. Se dice que el actor que encarna al protagonista, un médico malhumorado, enfermo, adicto a la Bicodina pero calificado de genio brillante (lo cual se supone que nos debe hacer olvidar todo lo anterior) va a ser nombrado Sir, un título destacado para los ingleses.


De todos modos, como personaje House tiene tres registros básicos: cara de malo, cara de enfermo que disimula no serlo y cara de "soy más listo que nadie, no molesten que estoy deliberando". Pese a esta simpleza, el personaje resulta atractivo debido a la inteligencia con la que se elaboran los guiones y algunas frases irónicas y divertidas que calan en la audiencia por su contenido "políticamente incorrecto". Dadas estas circunstancias, ya hay profesores de filosofía que se han puesto a reflexionar sobre la serie:



No en vano, su creador afirma que pretende darle un contenido filosófico y profundo a su creación, prueba de ello son los títulos de dos capítulos de la primera temporada:






Por todo ello, quizás comente alguna cosa relativa a la serie, pues he visto que hay un capítulo que puede ser útil cuando lleguemos a estudiar a René Descartes en Filosofía. Mientras tanto, podéis opinar sobre la serie, o sobre otras series que os gusten, pero debéis argumentar por qué creéis que son buenas. (Los comentarios los podéis hacer todos los alumnos, no importa la asignatura. Serán tenidos en cuenta a la hora de evaluar porque podrán subir la nota).

2 comentarios:

principeeto dijo...

Lamentablemente es pura filosofia coquetona. Y no va a existir nada esencialmente filosofico en la television. Cuando uno va a ver television tiene que prepararse para los mas insignes espectaculos triviales. Hacer palomitas y tener un vaso grande de coca cola.
La television es lo que es, un arte menor.

Conchi dijo...

Es verdad, principeeto, que no se puede esperar que en TV se vean demasiados programas "profundos", aunque los hay. También es cierto que en una serie prima el entretenimiento por encima de todo, pero sí he visto escenas de un capítulo que pueden ser aprovechables para explicar algún que otro concepto de interés.

No se trata de que las series ofrezcan lecciones de filosofía, sino de que los que sabemos algo sobre la filosofía aprendamos a seleccionar materiales que sirvan para la docencia.

Si partimos del hecho de que la filosofía ha surgido de la experiencia humana, lo lógico sería que si vemos representaciones teatrales de esa experiencia, haya algunas de carácter filosófico. Pueden servir como aproximación a un autor, pero después nada mejor que leer al propio autor, es ahí donde se puede profundizar.

Saludos.

P. D.: A ver ese alumnado..., que no os animáis a poner comentarios..., buah, qué sosos.